La condena 

El cirujano convenció a Sandra de realizarse la operación para conseguir ser perfectamente bella. Le dijo que una cara bonita la llevaria a cualquier parte.

Pero la realidad es que la belleza perfecta solo le llevó a ser una ermitaña. La razón era que todas las personas de la ciudad querían algo con ella, para bien o para mal.

Al final descrubio que lo mejor para vivir feliz es la personalidad y la fuerza interior.

Pero su decisión no tenía marcha atrás y sufría por ello metida en una carcel que otros llamaban hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s