El fin del camino 

El capitán de la revolución yacía en la playa agonizando.

La sangre de sus compañeros empapaba la playa haciendo que un paisaje bello se convirtiera en un espacio escalofriante.

Todo estaba perdido. La ley del Dios sordo sigue en marcha a pesar de su injusticia.

El capitán, en su último suspiro, miro al cielo pidiendo misericordia para los humanos. Pero nadie le respondió.

La humanidad seguiría sufriendo porque Dios no quería escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s