Naturaleza

Los dragones aparecieron bailando su danza en el cielo sin qué nadie pudiera hacer nada para detenerlos.
Todo el pueblo sintió pánico menos el relojero que sintió un tornado de emociones diferentes que le dejaron embobado mirando al cielo.
El relojero había estudiado todas las leyendas sobre los dragones y había llegado a la conclusión que los no eran maldad sino naturaleza libre.
Cuando los dragones se posaron alrededor de el  dudo de sí mismo hasta que uno de los dragones más pequeños le pido una caricia.

Caricia que convirtió al relojero en amigo de los dragones y salvo a su ciudad de la opresión de las garras de la maldad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s