El brujo

Mientras acariciaba a sus gatos, el brujo mandaba mensajes al médico para que abandonara  a la enfermera.

El brujo quería que su único anclaje con la realidad y lo bueno desapareciese. Cuando lo consiguiera iniciaría el proceso de asimilación para poder tenerle a su servicio como un esclavo sin conciencia.

Le estaba costando mucho tiempo pero no tenía prisa. El dios sordo le había dado una orden y no pensaba desobedecerlo.

El mundo roto que quería el Dios dependía de ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s