El comienzo 

La ofensa de la que fue víctima colmo su paciencia pero no sabía cómo canalizar su ira.

Hasta que un día de Otoño la luz trémula del Sol y le hizo saber que hacer. Comenzó a andar el camino en búsqueda de la elegida para acabar con el Mal divino.

La conjura contra el dios sordo se había iniciado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s