Revolución 

El jardinero miraba, desde lejos, a la costurera con curiosidad. Era una mujer enigmática que no dejaba que nadie se le acercase.

Un día logró romper esa barrera y el embrujo de sus ojos le hechizo entrando con su magia en una red  misteriosa.

Una red revolucionaria que luchaba contra la opresión del Dios sordo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s