Bailando

Los espíritus bailaban sin preocuparse de su presencia. El no sabia que hacer. Tenia miedo pero al mismo tiempo curiosidad. Al final decidió intentar tocarlos. Los espíritus se enfadaron y le convirtieron en ceniza por su osadía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s